CONSULTORÍA ESTRATÉGICA

Antes de nada, quiero aclarar algo: no soy consejero de ninguna gran multinacional y no tengo una mega empresa que facture millones. Tampoco he sido director general de nada, salvo de mis negocios cuando los he tenido.

No sé si esto puede ser para ti un impedimento a la hora de confiar en mí.

Si es así, no pasa nada. Lo entendería.

Dicho esto, te contaré algo que puede llegar a interesarte si estás pensando en montar un negocio o ya tienes uno.

Vendo servicios de consultoría por una sola razón: La falta de experiencia NO es la principal causa directa de la quiebra de las empresas. No es eso solamente.

Y me explico.

Cuando empecé a ayudar a emprendedores, me di cuenta de algo que se ha convertido en la pieza clave de todos los negocios a los que ayudo.

Lo vas a ver mejor con una historia real de un cliente.

Mauro, me contrató una sesión de consultoría para hablarme acerca de una idea de negocio que rondaba en su cabeza y que era algo brillante para él. 

Me contaba como se levantaba por la mañana y aquel proyecto le obsesionaba y le parecía no tener fisuras, era perfecto en su cabeza. 

Quería poner en marcha una agencia de viajes online muy especial para él, lo tenía clarísimo.

La idea se le ocurrió porque descubrió que, como cliente, muchas agencias de viaje que él había consultado anteriormente para sus viajes personales de vacaciones no le dieron la atención que esperaba. 

“Vió” ahí una opción de negocio y pensó que el poner en marcha una agencia online donde el servicio y el asesoramiento al cliente fuesen lo primero, era una «idea revolucionaria».

El no venía del sector, por lo que realizó un estudio casero de la competencia haciéndose pasar por cliente. 

Finalmente notó que faltaba algo, faltaba (según él) una diferenciación en cuanto al servicio. 

Y eso es lo que él quería hacer con su nueva agencia online: diferenciarse por una atención exclusiva. 

Convertirse en una agencia donde «pondría al cliente en el centro».

Lo tenía todo perfectamente atado y dibujado en su cabeza.

Entonces reservó una sesión de consultoría conmigo para hablarme del proyecto y ratificar su decisión antes de comenzar a invertir los ahorros que tenía.

 

Llegó el día y comenzamos la sesión de consultoría estratégica

Me contó su idea con todo detalle: el estudio que había realizado, la idea de negocio e incluso que contaba con un pequeño remanente de dinero para vivir durante el inicio del proyecto. 

Estaba entusiasmado, gesticulaba mucho con las manos, sus ojos brillaban y su voz transmitía la confianza de quien sabe que tiene una idea infalible y está deseando ponerla en marcha.

Tan sólo esperaba mi aprobación, en ese sentido.

Terminó de contarme su proyecto, después de media hora más o menos y al terminar me pidió mi opinión sobre todo aquello. Entonces me quedé pensativo unos segundos, analizando todo aquello y finalmente le dije: 

«Si pones en marcha esa agencia online, así tal cual, lo más probable es que no te funcione y tengas que cerrar, perdiendo tu tiempo y tu dinero, antes del primer año». 

Eso le dije. Fui así de duro y directo, la verdad…

Mauro se quedó mirándome un poco despistado, la verdad. Yo creo que no se lo esperaba, porque hasta ese momento estaba decidido a lanzarse y de repente… llega alguien a quién le acababa de pagar 145 € y le tira un cubo de agua helada por encima. 

En el fondo le hice un favor siendo así de duro y le expliqué el porqué

Su idea de poner en marcha una agencia online con la única diferenciación de ofrecer un servicio de atención premium, en mi opinión, estaba abocada al desastre.

¿Cuál era la razón?

Sencillamente no había tenido en cuenta aspectos esenciales, que no tienen nada que ver con el servicio al cliente, ni con que te asesoren muy bien, que está genial, no digo que no, pero para que un negocio funcione y sea rentable hay una serie de claves que debería conocer cualquiera que quiera invertir su dinero montando el suyo o aquellos que llevan tiempo luchando y no ven recompensado su trabajo. 

De modo que me senté con él y le dije: 

Antes de empezar tienes que hacer «esto» y «esto otro».

Olvídate de esto que me comentas porque tal, tal  y tal.

Y no olvides que para diferenciarte tienes que hacer XXX y para eso te recomiendo que hagas YYY, te paso además el contacto de tal persona…

Además le mostré cómo otros modelos que estaban funcionando muy bien para que le sirvieran de inspiración.

Fin de la consultoría y cliente encantado por haberse ahorrado un montón de pasta y disgustos.

Verás:

En el mundo de los negocios en general y en internet especialmente, no puedes permitirte el lujo de ser generalista y hacer lo que hacen todos. Tienes que destacar, diferenciarte, sacar los pies del tiesto y ser original. 

Dar un buen servicio es algo que el cliente da por hecho, permite que te diga que eso no te diferencia en nada.

Te lo digo por si tú también lo estás pensando.

Si es así, no pasa nada, casi todo tiene arreglo en esta vida y eso desde luego lo tiene.

Mauro, sólo con ese consejo, se ahorró varios miles de euros en pocos minutos y un montón de disgustos.

A partir de ahí tuvimos otras sesiones donde fuimos aclarando muchos aspectos de su proyecto, hasta que se dió cuenta de que abrir un negocio es mucho más que “abrir un negocio”.

La falta de experiencia no era el problema de Mauro, sino la falta de asesoramiento y de información. 

Hasta ese momento nadie le había contado cuál era la realidad del mundo online y del mercado en general.

Él sólo tenía una visión, la suya propia. 

Le faltaba que alguien le diera una visión externa y las claves para que su idea se convirtiera en un negocio rentable.

Y es que no hace falta venir de un sector concreto para poner en marcha un negocio; si tienes experiencia mucho mejor, claro que sí. 

Lo importante es saber que cada una de las decisiones que vas a tomar son las correctas y conocer qué pasos son los adecuados.

De otro modo te puedes quedar sin dinero y habiendo perdido tu tiempo que por cierto, es algo que no te lo devuelve nadie.

Así que para esto es para lo que sirve la consultoría.

Para ayudarte a tomar decisiones relevantes, para desatascar bloqueos, resolver problemas y sobre todo no perder dinero absurdamente.

Preguntas acerca del servicio de Consultoría Estratégica

¿Cómo funciona el servicio de consultoría?

 Son sesiones donde tú me cuentas tus dudas o problemas y yo trato de explicarte qué caminos puedes tomar.

¿Cuánto cuesta el servicio de consultoría?

145 € la sesión que puedes pagar a través de transferencia, Bizum o Paypal.

¿Qué pasos tengo que seguir para contratar una consultoría?

Envíame un email a [email protected] contándome brevemente el motivo de la consulta. Dame todos los datos que creas necesarios para que yo pueda entender bien el problema. Te respondo a vuelta de email si puedo ayudarte y cuándo.

¿Hay algún descuento u oferta si contrato varias consultorías?

No. 145 € por sesión es el precio.

¿Realmente es un servicio rentable?

Mucho, te lo garantizo. 

Por el mismo precio de lo que te cuestan unos zapatos de moda puedes resolver dudas para tu negocio que pueden hacer que dejes de perder miles de euros, así de claro. Lo veo a diario.

¿Crees entonces que debo reservar el servicio de consultoría?

Creo que te puede interesar si:

  • Tienes dudas que creas que puedan sacarte de la partida y hacer que pierdas tiempo o dinero.
  • No tienes la completa seguridad a la hora de tomar determinadas decisiones importantes
  • Necesitas una opinión de alguien que lleva viendo y ayudando a negocios más años que las piedras del camino

SI ES TU CASO, ENTONCES DEJA DE DARLE VUELTAS Y ACTÚA DE FORMA RESPONSABLE.

Scroll al inicio