TIENES UN EMAIL

Cómo sacar dinero de esa base de datos de clientes a la que no haces ni caso.

Verás, te cuento una breve historia que, si estás en el negocio del turismo o cualquier otro, quizá te interese.

Hace unos años trabajé para una agencia de viajes mayorista especializada en Islandia.

Cuando llegó el Covid y estábamos todos en casa aburridos comiendo chetos, tuve un momento de lucidez. Me pasa poco (tengo una sola neurona remolona), pero ese día me pasó.

Le dije al director de la empresa: «David, me aburro mucho, quiero enviar emails a nuestra base de datos»

Al escuchar aquello, se produjo un silencio de unos cinco segundos y me respondió:

“Álvaro, yo te quiero mucho, pero  te recuerdo que estamos todos en casa, sin poder movernos, Islandia también está cerrado (no es el super de tu barrio), no se puede viajar, no podemos vender nada…¿y quieres que enviemos emails a nuestros clientes? 

Pues sí, se lo dije muy en serio.

Es más, le dije que si me daba permiso, me comprometía a doblar las tasas de apertura de emails que tenía la empresa normalmente.

Y que si no era así, «…sigo con mis chetos y viendo Los soprano, palabra».

Supongo que David pensó que no tenía nada que perder porque me dio su autorización para comenzar con mi «locura» y me puse en marcha.

¿Qué hice?

Sencillo, te cuento:

Redacté una cadena de siete emails y durante dos semanas enviamos uno cada día. 

Uno cada día. Dos semanas.

En esos emails contábamos historias interesantes y divertidas sobre Islandia, sobre su gente, sus contrastes, leyendas perdidas, anécdotas muy graciosas, en definitiva, estuvimos en la mente de nuestros clientes. 

¿Qué sucedió?

Sucedió algo inevitable: los clientes nos comenzaron a responder.

¿para quejarse?

¿para borrarse?

¿para indignarse?

Nada de eso. Nos comenzaron a escribir para darnos las gracias.

Mucha gente nos confesó que en aquellos momentos tan tediosos y por momentos tan duros, les ayudamos a evadirse de aquella situación un ratito cada día, soñando despiertos.

Eso sucedió.

Y luego pasó el tiempo, todo se fue arreglando poco a poco y cuando todos los países levantaron las medidas para viajar, imagina quién llenó sus programas a Islandia…

Exacto.

Aquella estrategia de email marketing sencillamente sembró las bases de un gran éxito de ventas.

¿La razón?

Puro sentido común.

En un momento donde no se podía vender nada, donde todo el mundo estaba viendo series y haciendo pan, una agencia de viajes especializada en Islandia se acordó de sus clientes durante varias semanas y se preocupó por estar a su lado, divirtiéndoles, nada más, así de simple

Imagina lo que están consiguiendo ahora que todo el mundo está gastándose la pasta, disfrutando del momento, locos por viajar más que nunca.

Eso es email marketing, sin duda la estrategia de ventas más rentable de todos los tiempos.

Repito:

La estrategia de ventas más rentable de todos los tiempos es el email marketing

Y si estás pensando algo en plan «No quiero molestar a mis clientes»,  «La gente ya no quiere leer emails», «El email es muy agresivo», «Yo esto no sé hacerlo…» o peor

«…es que mis clientes…»…

Tus clientes, nada.

Si no estás enviando emails a tu base de datos, estás perdiendo pasta, así de simple.

Ya está.

Empresas de todo el mundo utilizan con enorme éxito el email marketing. Empresas que tienen una base de datos y dos dedos de frente.

¿Por qué?

Por 2 razones muy concretas, bueno 3: 

Verás, si tienes una base de datos y no la estás aprovechando, es como si tuvieras un escaparate enorme en una calle céntrica y lo rodearas de vallas para que la gente no lo viera porque piensas que “no vaya a ser que no les guste lo que ven”…

…venga, va ¿en serio? Seamos sensatos.

Da igual si tu base de datos de clientes es de 100, 500, 1.000, 5.000 o 10.000 contactos, es tu activo más importante, SON TUS CLIENTES.

Si mandas emails persuasivos, vas a vender más. Pero no un poco más, bastante más, eso te lo garantizo.

Ahora, también te digo una cosa: no es lo mismo enviar dos emails aburridos con ofertas como si fueras un puñetero banco o una vez al año una felicitación de Navidad con un arbolito chorra de colores que tintinean, que enviar correos electrónicos de manera divertida, persuasiva, elegante, más constante, contando historias inspiradoras sobre ti, tu negocio o aquello que vendes…emails que hagan que tus clientes estén esperando que les escribas…no es lo mismo. No. 

Enviar buenos emails, hace que marques la distinción entre lo que hace la gran mayoría y lo que hacen los negocios que destacan en su sector.

Bien, pues dicho esto…

…si decides sacudirte el miedo, sacar los pies del tiesto, levantarte y decidir sacarle rendimiento bestia a tu base de datos para vender más, puedo hacer dos cosas por ti, solo dos:

Si quieres contratar alguno de estos servicios puedes escribirme a [email protected] y veo qué puedo hacer por ti.

Scroll al inicio