No eres Cervantes,
ni falta que hace

Verás, cuando escribes un libro, lo publicas con un objetivo. Luego la vida por su lado, como siempre.

Te digo esto porque, en mi caso, escribí mi primer libro Vivir de los viajes para mostrar a emprendedores cómo era (y es) el sector del turismo. Lo que nunca, nunca me imaginé, es que se iba a convertir en el centro de mi estrategia profesional.

A las pocas semanas de publicarlo, comenzaron a escribirme emprendedores y empresarios que, después de leerlo, me solicitaban ayuda para resolver problemas y bloqueos de sus negocios. Yo les respondía por email o incluso hablaba con ellos por teléfono, todo ello sin cobrar, hasta que hubo alguien que me preguntó:

«¿Cuánto te pago por esta información?»

Aquella pregunta me dejó descolocado, porque yo no sabía que podía ganar dinero por asesorar a otras personas. Aún así, dándome cuenta de la oportunidad que tenía delante para ganarme aumentar mis ingresos, le puse un precio de 50 € a esas primeras consultorías. Así hasta que otro cliente me preguntó:

¿Por qué cobras tan barato?

A ver, yo consideraba que 50 € era un precio razonable, pero, al parecer, las personas que asesoraba tenían la sensación de estar pagando poco. Y no era porque yo hiciera nada de lo común, sino porque el beneficio que recibían estaba muy por encima de lo que pagaban. De modo que doblé el precio de las sesiones. Hasta que de nuevo otro cliente me preguntó:

¿Tienes algún curso donde pueda aprender más?

Y así fue como saqué mi primer curso online.

 

Después implementé otros cursos, otros servicios y siempre han sido los propios lectores los que me han ido dando las ideas de todas estas nuevas fuentes de ingresos.

¿Por qué te cuento esto? Pues porque un libro es mucho más que un libro: es una fuente inagotable de crecimiento, tanto para tí como profesional como para tu negocio si lo tienes.

Gracias a mi primer libro conseguí crear un sistema de ventas sencillo y constante, sin tener ni idea de marketing, ni de publicidad. El libro se encarga él solito de todo.

Un libro demuestra quién eres, lo que sabes y gracias a eso, tus lectores te dicen qué necesitan de ti.

Escribí mi primer libro y te aseguro que cambió mi carrera profesional. Comenzaron poco a poco a llover contactos, negocios, charlas, colaboraciones y un montón de oportunidades que jamás pude ni imaginar. 

Ahora tú puedes hacer lo mismo para tu sector, el que sea, no cambia nada, el sistema para escribirlo es el mismo y lo tienes paso a paso en este libro: “No eres Cervantes ni falta que hace”

Te garantizo que puedes escribir un libro con gancho en menos tiempo del que piensas. Y desde luego, tengo un sistema que funciona porque primero lo comprobé yo mismo y después los lectores que leen y ponen en marcha el sistema que transmito.

Por cierto, algo importante:

El libro cuenta con un código QR en la página 135 que te lleva a un audio de regalo. Es un bonus de información que no viene dentro del libro, un regalo que quiero hacerte como agradecimiento por ser mi lector. Los audios a los que te lleva el QR van cambiando cada cierto tiempo, de modo que cuanto antes lo compres a más audios podrás acceder. Te aseguro que si esos audios fueran un curso podría venderlos por diez veces más que el precio del libro.

No eres Cervantes, ni falta que hace

Escribe un libro con gancho en menos tiempo del que piensas, tengo un sistema.

Scroll al inicio