Si estás buscando una manera de poner en marcha tu negocio en el sector del turismo, que además de ser rápida, eficaz y segura te proporcione una forma de vida muy rentable, aquí te voy a mostrar cómo hacerlo

Algunas personas le sacan más partido que otras a esto de la mentoría y consiguen poner en marcha sus proyectos en 3 meses y convertirlos en negocios rentables. Y te diré que no tiene nada que ver con que cuenten con un producto interesante o novedoso, que es importante, no te digo que no. Tampoco con tener un excell con un plan de negocio estratégico y “estratosférico”, no.

Hay algo más sencillo que hace que estas personas logren esos resultados.

Para explicarte qué es te contaré una historia real, que me ocurrió con Pedro, el que conocí en pasado año en Fitur con una idea de negocio muy, muy loca. 

Su obsesiva idea era montar una agencia online para llevar a los viajeros más aventureros e intrépidos a conocer tribus perdidas en lugares aún más perdidos.  

Sus futuros clientes dormirían en jergones al raso, en sitios como la sabana africana, comerían ñu asado o lo que toque de menú del día esa jornada en el poblado y entrarían en contacto con etnias que habitualmente no reciben a turistas. 

Una idea muy, muy loca, ya te lo decía.

Pedro quería saber si aquella idea tan loca podría convertirse en un negocio rentable, que es lo que quieren los emprendedores. Entonces me preguntó si podría ayudarle a salir de dudas para no arriesgar su dinero. Es un tipo sensato y con dos dedos de frente, no me cabe duda. 

Le di vueltas durante el fin de semana y tomé una decisión para ayudar a Pedro.

Decidí poner en marcha un sistema de comprobación y así se lo propuse.

 Te cuento.

¿Qué crees que hicimos para probar si su negocio era rentable y tenía opciones de éxito? Elige una opción:

 

  1.           Hicimos un grupo de Facebook donde las personas entrasen y hablasen de los documentales de Netflix, de las serpientes-mascota y un poquito de viajes y negocios.
  2.           Le preguntamos a los amigos de Pedro y a los míos acerca de lo que les parecía aquella idea muy, muy loca y de si se irían a comer ñu y a dormir bajo las estrellas de la sabana africana.
  3.           Hicimos un webinar enseñando «las 4 claves para que no te cocinen para cenar en una tribu de antropófagos»

Pues no. No hicimos nada de esto. Ni preguntas, ni grupo de Facebook, ni webinar «cambiavidas» en 4 pasos. No señor.

Lo que hicimos fue como te digo crear un sistema de comprobación.

Una prueba que nos permitiera saber de manera clara y segura si aquello podría tener éxito.

Pusimos en marcha en un par de días una web sencilla donde (supuestamente) vendíamos un viaje muy, muy loco de los que Pedro se imaginaba. Era todo inventado, pero al fin y al cabo era el mismo producto que Pedro quería lanzar, con lo cual no estábamos engañando a nadie, sino comprobando la demanda real.

Así sabríamos si había público suficiente interesado para que Pedro no arriesgase su dinero tontamente antes de empezar. Tiene sentido, ¿no?

Además de la web con el viaje loco le agregamos un formulario de inscripción donde regalábamos un pequeño ebook muy atrayente que hablaba de algunas costumbres digamos, poco habituales, de tribus ancestrales.

Una web con un viaje, un formulario de inscripción y un ebook de regalo. Sencillo.

Después lanzamos publicidad durante un mes con Google a través de una serie de palabras clave para mostrar esa web y el viaje loco a aventureros, estresados de la vida y viajeros apasionados con ganas de comer ñu y dormir en jergones bajo las estrellas africanas.

¿Resultado? Un mes más tarde, Pedro contaba con una lista de emails suficiente para saber que hay más viajeros locos, estresados y con ganas de vivir aventuras y hacer viajes locos de lo que pensábamos en un principio. 

Pedro tuvo certeza y claridad.

Ya no era tirarse al vacío con una idea muy, muy loca. Ahora era empezar a desarrollar un negocio que una cantidad de personas importante estaban demandando.

Cuando las personas deciden emprender e invertir su dinero en montar un negocio, merecen que alguien les ayude y les aporte la claridad que necesitan para saber que pueden tener un negocio rentable y no en cambio jugarse sus ahorros en la ruleta de internet.

Qué menos ¿no te parece?

Eso es lo que hice con Pedro, aportarle certeza y claridad.

Y como te decía al principio, es una de las formas sencillas y sensatas para poner en marcha proyectos que te proporcionen una manera de ganarte la vida con esa idea, la que sea que tengas en la cabeza. Hay otras formas que también he probado, pero esta es una de ellas. Y funciona.

Pedro es una de las personas que más beneficios le ha sacado a la mentoría y ha conseguido poner en marcha su negocio de manera rápida y hacerlo rentable.

Y como ves no tiene nada que ver con tener un buen producto, lo cual es importantísimo, claro que sí y él lo tenía.

Tampoco con tener un plan de negocio estratégico y “estratosférico” (aunque esto no lo tenía).

Lo que hicimos con Pedro es poner en marcha un sistema. Un sistema de comprobación. Y cuando comprobó que su negocio podría tener un hueco en el mercado gracias a aventureros tan locos como sus viajes locos, entonces arrancó y puso en marcha otros sistemas que le permitieron atraer a sus aventureros y crear su propia tribu.

Desde entonces no ha parado de crecer y aumentar día a día su tribu de aventureros intrépidos.

Sistemas que funcionan.

Esto es parte del proceso de mentoría. Comprobar que los negocios tienen posibilidades de triunfar, idear sistemas de ventas, ayudar con la creación de productos novedosos e interesantes, aportar certeza y claridad y dar apoyo durante todo el proceso.

Como ves, en la mentoría le doy mucha importancia al hecho de que los emprendedores tengan claridad, confianza, certeza y sistemas para avanzar cada día.

Pero no sólo eso, la mentoría aporta mucho, muchísimo más.

Es un programa que consiste en una hoja de ruta paso a paso para que los negocios funcionen.

Aquí tienes otros aspectos que te llevas si contratas la mentoría y que, bajo mi punto de vista, son de suma importancia y que se merecen todos los emprendedores:

  • Cómo evitar que tengas que vender un riñón en Wallapop para pagar un máster 3.0 en administración de empresas para aprender a hacer un sencillo y sensato plan de negocio para tu proyecto.
  • El incalculable valor de contar con una red de contactos (necesarios para tu proyecto) que si tuvieras que construir tú mismo tardarías varios años.
  • Una hoja de ruta, con un sistema paso a paso para avanzar en la puesta en marcha de tu empresa, de manera eficiente, sensata y con la claridad que necesitas.
  • Las características fundamentales del sector del turismo y viajes, que para muchos es desconocido, evitando el estrés que ello conlleva.
  • Un sistema de trabajo con el que vas a lograr sí o sí poner en marcha tu proyecto en un máximo de 4 meses.
  • La herramienta que pongo en marcha en todas mis mentorías (y que funciona con todos sin excepción) que consiste en un sistema de ventas que se convertirá en la forma más sencilla, pero a la vez más poderosa, de generar clientes para tu negocio día a día.
  • El modo más efectivo de tratar los asuntos más complejos, evitando la incertidumbre

Por cierto, que todos aquellos que contratan la mentoría tienen a su disposición mi Whatsapp para que puedan resolver asuntos de manera rápida y que no requieran de un gran análisis por mi parte, me refiero a cuestiones del tipo «pásame el teléfono de fulano» o «¿cuál de estas fotos te gusta más para la página de sobre mí?». Temas sencillos. Para asuntos más complejos lo haremos de otra manera que luego te cuento.

Sigo

  • Ganar en tranquilidad y calma mental invirtiendo tan sólo 5 minutos al día en un ejercicio (se hace sentado), lo que te llevará a elevar tu nivel de productividad y ganar confianza.
  • Por qué el bloqueo, la parálisis y la inacción son la consecuencia inevitable de la soledad del emprendedor y cómo evitarlo
  • El modo más económico, rápido y efectivo de contar con una persona (que ha pasado por lo mismo que tú) que te aconseje lo mejor para tu proyecto/negocio cada vez que lo necesites
  • Cómo dejar a un lado la sensación constante de estar poniendo en riesgo el dinero que (con toda seguridad) tanto esfuerzo te ha costado reunir para montar tu negocio.
  • Qué fortalezas debes reforzar para construir un negocio que va a ser tu forma de ganarte la vida, trabajando duro, pero divirtiéndote.
  • Un método paso a paso para evitar tomar decisiones erróneas que te pueden llevar a perder miles de euros y a dejarte con un gran sentimiento de culpabilidad.
  • Cómo enfocarte en lo que verdaderamente importa en un negocio, evitando perder un montón de tiempo pensando en cuestiones que no te llevan a ningún sitio y que por supuesto no harán que vendas más.

Me preguntan mucho si imparto formación en aplicaciones y programas de mayoristas y turoperadores. Te diré que le dedico una sesión completa a esto, aunque la mayoría de mis clientes terminan por montar sus propios programas con receptivos en destino o proveedores finales. Es mucho más rentable.

Sigo con los beneficios de la mentoría y termino:

  • Cómo detectar a los «vendemotos» que pretenden que realices gastos innecesarios. Realizarás las inversiones estrictamente imprescindibles en asuntos como tecnología, programas, locales, ordenadores, etc.
  • Las 2 acciones que harán que vendas mucho, mucho más (se lo recomendé en una sesión de consultoría a mi amiga Natalia para su agencia de viajes de negocios y lo aplica cada día sin excepción). Es algo muy, muy sencillo, en 2 pasos, que podrás implementar en tu negocio desde el primer día.
  • La fórmula con las 3 claves fundamentales para crear productos que enganchen con tus clientes. Es algo que cambió mi modo de ver el turismo y que aprendí en un increíble viaje a Colombia. Son los 3 aspectos básicos que deben distinguir a todos tus productos y que hace que muchas agencias terminen cerrando por no aplicarlos. Este recurso puedes tenerlo ahora mismo y de manera gratuita si te conviertes en suscriptor de mi web. Que sea gratis no quiere decir que no tenga valor. Lo tiene y mucho
  • La clave para triplicar los márgenes de tus ventas. Lo han aplicado muchos de los emprendedores a los que se lo he aconsejado cuando han puesto en marcha sus negocios. Ahora lo hacen con todos sus productos.
  • Las 2 cosas que todos los emprendedores del sector turístico hacen mal y que sólo descubren cuando pierden un montón de dinero (y que tú vas a cometer también si no lo sabes)
  • Descubrirás la herramienta más sencilla pero increíblemente potente que debes implementar en tu web y que será una de las claves del éxito de tu negocio a medio y largo plazo. La conoces, pero no le das importancia que tiene y te equivocas por ello, como casi todas las agencias.
  • Te enseñaré a escribir textos persuasivos, eficaces y que harán que vendas mucho a través de tu web (aunque no tengas ni idea de escribir) y no mediocridades del tipo «10 años de experiencia nos avalan…», «somos un equipo joven y dinámico» o la que más repelús me da: «tú sólo piensa en el viaje y nosotros nos ocupamos de todo»
  • La manera más inteligente de escribir y redactar tus propios itinerarios con las técnicas que utilizan en las pelis de Holywood y que no tiene nada que ver con lo que has visto hasta ahora.
  • Cómo evitar entrar en la liga de agencias que compiten por precio (y que terminan cerrando tarde o temprano), creando productos de calidad, muy, muy rentables y dirigidos a tu público objetivo, no a lo que te gusta a ti.
  • Los secretos (que no te cuentan los diseñadores) para que tengas un web potente y que convierta en ventas, en lugar de tener la misma web que otras 10.000 agencias, cosa que haría que pasases inadvertido en internet, convirtiéndote en uno más y que de manera irremediable te convertiría en uno menos, como les pasa a la mayoría.
  • La manera más sensata de manejar las redes sociales de tu negocio para evitar que te pases el día publicando frases chorras que no harán que vendas más. 

 «¿Podré poner entonces en marcha mi negocio de manera segura, ágil y con mucho menos riesgo para mi dinero?»

 Si, no sólo eso. Con el proceso de mentoring tendrás siempre un sistema de trabajo que te permitirá saber de manera clara qué pasos ir dando para que avances de manera constante y viendo resultados, además de un sistema de ventas que funcione y te genere clientes día a día.

Para agendar reunión es por aquí

Preguntas que me suelen hacer (F.A.Q)

¿Cuánto dura el proceso de mentoring?

El proceso de mentoring son 12 semanas. Cada semana tendremos una sesión de 2 horas, el día y el tramo horario que mejor nos venga a ambos, en eso nos pondremos de acuerdo sin problemas, tengo flexibilidad. 

No es necesario que todas las semanas tengamos una sesión, dependiendo de los avances. Me explico, a veces hace falta dejar más tiempo entre sesión y sesión, otras veces hay fiestas de por medio (ya sabes, Semana Santa, Navidades, etc.). Dicho esto, el proceso no puede durar más de 4 meses. Por mi experiencia, cuando pones límite de tiempo, normalmente las personas son más productivas que cuando les dejas libertad que empiezan a dejar las acciones de un día para otro y no avanzan. 

Cuando termina el proceso siempre me agradecen el que tenga límite de tiempo para no dispersarse.

Lo ideal por tanto es tener 3 o 4 sesiones al mes que serán de 2 horas de duración cada una. En un máximo de 4 meses, eso sí. 

Si ves que no vas a poder contar con 2 horas a la semana para ayudarte a poner en marcha tu proyecto, es mejor que no lo contrates y buscamos otras alternativas, como la consultoría por horas. 

¿Es muy caro? ¿Es barato?

El precio de la mentoría son 1.990 € si lo pagas de una vez al inicio del proceso (antes de la primera sesión). También puedes hacer 3 pagos de 750 €, uno antes de empezar y los otros dos los siguientes 2 meses. El precio final en este caso es un poco más (2.250 €) pero es más cómodo. Lo que prefieras.

 ¿Es caro, barato…? Te diré algo. Lo que es caro es actuar como un emprendedor kamikaze, tomar decisiones a lo loco y actuar como si no tuvieras dos dedos de frente. Eso sí que es caro, lo demás es invertir en tu negocio. 

¿Será complicado poner en marcha mi proyecto si no tengo ni idea del sector del turismo?

Poner un negocio en marcha no es fácil, la verdad. No digo que sea la cosa más difícil del mundo, ni mucho menos, pero desde luego hay una curva de aprendizaje importante dependiendo de cada persona. 

Piensa que son muchas las disciplinas de las que tienes que saber al menos un poco. Esto significa que vas a tener que poner mucho de tu parte para alcanzar tus objetivos. 

Pero dicho esto, te diré que todo es mucho más sencillo si te voy explicando paso a paso lo que tienes que ir haciendo y te ayudo con cada decisión que tengas que tomar o cada habilidad que necesites aprender.  

Ese es el objetivo de la mentoría. Igual que ponerte en forma significa que debes invertir una serie de horas en hacer ejercicio, para poner en marcha tu negocio requiere que realices una serie de acciones. 

¿Cómo contrato la mentoría?

El proceso comienza por agendar conmigo una sesión (a través del botón que indica “Agendar reunión es por aquí” que verás justo debajo de donde terminan todas estas preguntas). En ese primer encuentro lo que hago es valorar si te puedo ayudar con tu idea o proyecto o si por el contrario tengo que desaconsejarte que lo pongas en marcha porque lo considere inviable por las razones que sean. 

 No mentorizo todos los proyectos que me llegan, sólo los que considero que tienen opciones de éxito, por eso prefiero hablar antes contigo y comprobarlo.

A partir de ahí, si a ambos nos parece interesante, te envío un contrato, realizas el pago por transferencia en la modalidad que elijas y empezamos a trabajar. Es sencillo.

Si alguno de los dos prefiere retirarse pues aquí tienes un amigo para lo que quieras. Además, por la primera sesión de 15 minutos no cobro nada.

 

 ¿Qué perfil de personas le sacarán mejor partido a la mentoría?

La respuesta es muy sencilla. Las personas que le van a sacar mejor partido a la mentoría son personas que tienen una idea interesante en la cabeza y quieren ponerla en marcha teniendo la ayuda que necesitan desde el principio para tener una hoja de ruta y no cometer grandes errores.

También personas con sensatez en las venas que les apetece pasar de un trabajo por cuenta ajena a ser dueños de su propio negocio en el sector del turismo.

Aquellos a los que les apetece darse la oportunidad de intentar tener un negocio rentable en un sector que les gusta o les parece interesante, como es el sector del turismo y los viajes, aunque no lo conozcan y que a mí personalmente me parece apasionante, la verdad.

En general aquellos que entienden la importancia de invertir en consultoría, porque es la manera de comenzar a construir negocios rentables y duraderos.

Es para esas personas y para esos negocios

¿A qué personas NO les recomiendas contratar el servicio de mentoría?

 

Por mi experiencia, me encuentro algunas personas que quieren entrar en el mundo de la venta de viajes o del turismo en general pensando que es un negocio fácil, que lo puede hacer cualquiera con poco esfuerzo.

La verdad es que en eso tengo que ser muy claro y decirte que no es verdad.

Hay cierta tendencia general a frivolizar esto de los viajes (creo que las redes sociales tienen bastante culpa) pero lo cierto es que, como en otros sectores, hay que formarse en disciplinas tan dispares como geografía, algo de inglés para defenderte, contabilidad básica, marketing, técnicas de escritura…son muchas y como te digo, muy diferentes disciplinas. No será necesario que seas el mejor en todas, pero sí que te defiendas en todas y sobre todo que trabajes todos los días para ir viendo resultados poco a poco.

Aquí no hay recetas mágicas, solo trabajo, formación y constancia. 

No soy el Batman del turismo, ni ningún cambiavidas en 3 sesiones de coaching, ni nada de eso.

Por tanto, siempre recomiendo estar abierto a aprender y formarse en áreas de las que igual hasta ahora no habías oído ni hablar (como los consolidadores áereos o el copywriting). Es algo muy importante y puede dar algo de vértigo al principio, pero no pasa nada, forma parte del proceso y sólo es cuestión de horas de aprendizaje y trabajo, como todo en la vida. Si no estás dispuesto a estas cuestiones es mejor que ni lo intentes. Lo entendería, por supuesto.

Por otro lado, algunas personas piensan que el mentor va a ocuparse él mismo de las acciones a poner en marcha. Esto no es así. La mentoría consiste en ayudar, abrir la red de contactos, aconsejar, facilitar, ofrecer la experiencia adquirida en años de profesión, ser un guía en el proceso y sobre todo aportar claridad y sistemas que funcionen, que todo avance en tiempo y forma y como te digo, con sistemas que ofrezcan resultados. Pero es importante aclarar que las acciones debe llevarlas a cabo la persona que contrata la mentoría.

Eso no quita que te eche una mano si te atascas, obviamente, no soy Anibal Lecter.

Otro aspecto muy importante es que debes contar con el dinero necesario, no sólo para pagar la mentoría, sino para hacer frente a todos los gastos que genere el negocio al menos los primeros 6 meses, ya que antes es bastante complicado que tengas las ventas necesarias para cubrir esos gastos.

¿Cómo funciona cada una de las sesiones de mentoría?

 

Generalizar es casi imposible porque cada sesión es distinta.

Pero bueno, la idea es sentar las bases en cada sesión de las acciones a poner en marcha en los días siguientes hasta la próxima sesión. Se trata de ir avanzando en nuestra hoja de ruta, desbloquear los atascos, supervisar las acciones, comprobar que se están cumpliendo los tiempos y algo muy importante, generar confianza y dar apoyo.

 

¿La mentoría me garantiza el éxito del proyecto?

 

No, nadie puede garantizar eso. 

Piensa que tú tienes una idea, un proyecto y quieres convertirlo en tu negocio. La mentoría te ofrece herramientas muy valiosas para lograr que esa idea sea rentable en el medio y largo plazo. Pero los factores que intervienen para ello son muchísimos y muchas veces ni siquiera dependen de nosotros.

Recuerdo un proyecto de una agencia especializada en viajes a Chile y Argentina que tuvimos que paralizar por problemas políticos ya que Chile no garantizaba la seguridad de los pasajeros…El mundo de los negocios en general y de los viajes en particular tiene estos riesgos, es algo indudable. Pero merece la pena intentarlo porque la recompensa es altísima si todo sale bien. Y la mentoría se enfoca en eso, en que todo salga como Dios manda. Nada más. Milagros, de momento, no sé hacer, pero si aprendo te mando un email y monto una formación.

 

¿Existe algún tipo de descuento u oferta para la mentoría?

 

Pues el canario de mi suegra se llama Tomás y no, no hago ofertas. Ni el día de Jueves Santo, ni el viernes negro, ni en el cumpleaños del canario Tomás.

La mentoría cuesta menos de lo que se gastan muchas personas en cigarrillos al cabo del año y en lugar de comprarte un cáncer, te compras un sistema para poner en marcha tu negocio. Es así de fácil.

Tiene un precio que yo considero justo para el valor que aporta.

Lo que sí te garantizo, es que se trata de una inversión muy, muy rentable para cualquier proyecto.

 

¿Hay garantía de devolución del dinero?

 

No, lo siento. Si después de la llamada de acercamiento crees que no tengo nada que aportarte o que la mentoría no es para ti, es mejor que no me contrates. Nada más.

Si quieres opiniones de otros clientes para convencerte me lo comentas y te paso sus contactos, eso sí puedo hacerlo.

¿Tienes algún tipo de soporte durante el proceso de mentoría?

Por supuesto. Para todas las personas que contratan la mentoría estoy disponible durante el día a través del Whatsapp, teléfono o mail.

 

  •         El Whatsapp lo reviso 3 veces al día, a las 08.00, a las 12.00 y a las 20.00
  •         El teléfono está disponible de 09.00 a 20.00. Si estoy ocupado te devuelvo la llamada cuando pueda.
  •         El mail lo reviso al final del día como mínimo y te contesto.

 

¿Qué ocurre si al final del proceso sigo necesitando ayuda?

 

A veces sucede que después de las 12 semanas algunos emprendedores me solicitan «ayuda extra» para seguir avanzando en algún área concreta de su negocio. En ese caso, puedes comprar horas de consultoría cuando las necesites.

Cada sesión de 1 hora cuesta 90 €, puedes contratar las que necesites y tengo unos paquetes de varias horas que salen más económicos que si las compras sueltas. Te comentaría llegado el momento.

 

¿Realmente la mentoría es una buena inversión?

 

Si quieres poner en marcha tu negocio de manera sensata, teniendo una hoja de ruta paso a paso con la que sepas cómo avanzar y contando con asesoramiento constante, con productos altamente rentables y poniendo en marcha tu propio sistema de ventas para atraer clientes día a día, con el proceso de mentoring aprenderás cómo hacerlo. A partir de ahí, tienes que decidir tú.

Para agendar reunión es por aquí

Las recomendaciones no solicitadas de mis clientes

Estos comentarios que vas a leer aquí están sacados de mails o mensajes de Whatsapp que me han enviado sin yo pedirlo. Esto me parece importante recalcarlo porque una cosa es solicitar una opinión y otra que te la den sin pedirla, lo cual tiene el doble de valor.

«Alvaro, me alegro un montón de contar contigo para mi proyecto, de verdad, ¡muchas gracias!. Tuve mis dudas antes de contratarte, te digo la verdad, pero cada sesión es super rentable por todos los errores que estás evitando que cometa y que me hacen ahorrar mucha pasta y tiempo. Eso lo valoro mogollón».

Esto me lo contaba Pedro Soto por email. Te dejo su página web para que veas el trabajo que hicimos: www.viajesetnicos.com

«…y me ha costado trabajo, pero poquito a poco he ido poniendo en marcha las acciones que me aconsejaste. La verdad es que ahora trabajo más tranquila…ufff, no te imaginas, estaba estresada a tope. También he notado que vendo más y que tengo más tiempo para mí. Muy chulo el proceso 😉 «n».

Eli Molina tiene una agencia de viajes especializada en viajes de negocios. Es parte de un Whatsapp que me envió donde me hablaba de su proceso de cambio. Su Instagram: @elimoma

«….Me he dado cuenta de que lo que necesitábamos era tenerlo claro a la hora de tomar decisiones. Lo más difícil al principio era saber en cada momento lo que teníamos que hacer, qué pasos dar, marcar prioridades y todo eso. Y claro, antes teníamos una idea y ahora tenemos un negocio del que vivimos, que era el objetivo y eso es una pasada»

Javier y Elena. Tienen un negocio de viajes y fotografía que se llama "La Cámara Viajera". La web se llama igual, por si quieres echarle un vistazo.

Si tu también quieres convertir tu idea en un negocio rentable, esto te interesa

PODCAST: TURISMO Y EMPRENDEDORES

La Fórmula del éxito

Ebook de obsequio para ti, no pierdas la oportunidad de triunfar.

Descubre el secreto que diferencia a las mejores empresas tusísticas